Forzada en el autobús

La pequeña Hitomi Tanaka no puede ni viajar tranquila, con esos enormes melones de carne que se gasta es imposible que pase desapercibida y claro montar en un autobús público es arriesgarse a ser violada por un grupo de enfervorecidos anónimos.