Un nombre que no olvidarás

Cuando crearon el cuerpo de Verónica Vanoza todos los dioses del Olimpo debieron reunirse para aportar su granito de arena, porque no hay ni un solo centímetro cuadrado en toda su anatomía que no sea absolutamente perfecto. Sus tetas naturales son una obra de arte.